Para Lila Parrilla la plata es del color de la luna y la luna es la parte intuitiva de su naturaleza de mujer. Las piedras son su fuente de riqueza, sabe que provienen de la tierra y que por ello están cargadas de una energía natural. Con ellas diseña, lúdica y amorosa, piezas apropiadas: anillos, gargantillas, largos y atractivos colgantes que establecen una relación entre la piedra y quien la va a usar.

 

Gozosamente se conecta con las bondades de la plata y de la piedra, las apropia a los rasgos personales de las mujeres quienes, al usar la pieza, sienten una interferencia casi mágica entre plata-piedra-persona.

Con piezas de arte objeto Lila ha obtenido premios internacionales, muestra de su íntegra dimensión creativa.

 

Con 47 años de oficio, nos comparte su gran tesoro que es “hacer joyería”.


Colección 2018

0